Seguridad y aprobación

Seguridad y aprobación

El aspartamo es un edulcorante de bajas calorías que ha sido usado de manera segura en una variedad de alimentos y bebidas por más de 30 años. Más de 200 estudios científicos respaldan su seguridad.

El aspartamo ha sido revisado por agencias regulatorias de todo el mundo, incluidas la Administración de Medicamentos y Alimentos de los EE. UU. (US Food and Drug Administration, FDA); el Comité Mixto de Expertos en Aditivos Alimentarios (Joint Expert Committee on Food Additives, JECFA) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización para la Alimentación y la Agricultura (Food and Agriculture Organization, FAO); la organización Estándares Alimentarios de Australia y Nueva Zelandia (Food Standards Australia and New Zealand, FSANZ), y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (European Food Safety Authority, EFSA). Estas agencias y organizaciones de más de 100 países concuerdan en que el aspartamo es seguro para todas las poblaciones, incluidas las de mujeres embarazadas y niños.

Asimismo, la FDA, el JECFA, la EFSA y otros organismos han hallado de manera rutinaria que el aspartamo no es cancerígeno. A pesar de esta abrumadora evidencia y respaldo regulatorio, la Oficina de Evaluación de Peligros Ambientales para la Salud del estado de California (Office of Environmental Health Hazard Assessment, OEHHA) está considerando incluir el aspartamo y varias otras sustancias para su posible priorización y listado conforme a la Proposición 65. En noviembre del 2016, un grupo de científicos que asesora a la OEHHA no consiguió llegar a un consenso sobre si seguir evaluando el aspartamo y cuándo. Durante la reunión, hubo testimonio de que la FDA reafirmó la seguridad del aspartamo en octubre del 2014, reafirmación que siguió su aprobación original de 1981. El Consejo del Control de Calorías tiene confianza de que, si California revisa toda la información relevante en profundidad, llegará a una conclusión similar y hallará que no hay motivo de preocupación.

“Más de 200 estudios de investigación muestran la seguridad del aspartamo y, de ellos, ninguno halló que el aspartamo dañara los genes, causara cáncer, dañara el cerebro o afectara el comportamiento o la función cognitiva de los seres humanos”, dijo la asesora científica ante el Consejo del Control de Calorías, Robyn Flipse, MS, MA, RDN. “Me da mucha tranquilidad que tantos expertos afirmen la seguridad del aspartamo”, agregó.

Además, los consumidores, los profesionales de salud y las autoridades regulatorias pueden tener seguridad de que el aspartamo es inocuo debido al hecho de que está hecho de componentes que ya se encuentran en muchos alimentos y bebidas que la gente consume a diario. El cuerpo humano descompone el aspartamo completamente en cada una de sus partes: aminoácidos, ácido aspártico y fenilalanina, —y una pequeña cantidad de metanol. Estos componentes se encuentran en cantidades mucho mayores en alimentos comunes (como carnes, leche, frutas y verduras) y el cuerpo los usa de la misma manera, indistintamente de si provienen de aspartamo o de alimentos y bebidas comunes.

El aspartamo es un edulcorante de bajas calorías que se usa ampliamente. Según el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute, NCI) de los Estados Unidos, los estudios sobre los edulcorantes aprobados por la FDA (entre ellos el aspartamo) no han mostrado que hubiera una asociación con el cáncer en las personas. Recientemente, “el NCI examinó los datos humanos del Estudio de dieta y salud del NIH y la AARP, que incluyó a más de medio millón de jubilados. El hecho de aumentar el consumo de bebidas que contienen aspartamo no se asoció a la aparición de linfoma, leucemia ni cáncer cerebral”. De hecho, la OEHHA evaluó el aspartamo hace menos de 10 años y determinó que no debería listarse conforme a la Proposición 65

marzo 15, 2017 Myths, Sin categorizar